Proyectat logo

Noticias del sector, consejos e información de nuestros expertos


Menos del 3% de la población colombiana tiene un seguro de vida

Imagen del blog

Según el análisis, entre enero y septiembre de 2021 (datos oficiales más recientes), se emitieron primas por $25,57 billones, con una variación del 15,29% frente al mismo periodo del año anterior.

Bogotá, noviembre de 2021. Durante la pandemia las personas han procurado garantizar la seguridad, la tranquilidad financiera y el bienestar de los miembros de su familia en caso de fallecer, enfermar o cualquier otro tipo de imprevisto. Sin embargo, y pese a que cada vez hay más consciencia de esta necesidad y que la cultura del seguro en Colombia se ha robustecido en el último tiempo, pues hace un par de años el sector tenía una penetración del 2,5%, pero hoy está en 4%; aún existe un bajo porcentaje de la población que accede a una póliza voluntaria.

Así lo advierte la agencia máster de seguros Proyectat, que tuvo acceso a datos de Fasecolda, entre otras fuentes oficiales, los cuales estudió y analizó con el objetivo de dar a conocer los resultados de un informe que, para destacar, confirman que en el país solo entre el 2% de la población tiene un seguro de vida, lo que equivale a aproximadamente a un millón de colombianos. Una cifra que preocupa para el sector, teniendo en cuenta que, en el momento, según el DANE, hay cerca de 50 millones de habitantes.

“En Proyectat hemos notado que la cultura del seguro en el país ha aumentado significativamente, ya que cuando iniciamos en esta carrera teníamos una penetración del 2,5%, incluyendo el mercado de bancaseguros, y hoy vamos hacia el 4%. Donde se percibe más este crecimiento es en esas generaciones que ya han sido tocadas por los seguros como beneficiarios; por ejemplo, los jóvenes que han logrado estudiar gracias a un seguro. Estos públicos han jalonado el fortalecimiento y la sofisticación del sector”, afirma Luisa Jaramillo, CEO de Proyectat.

De acuerdo con el informe, durante el 2020, debido a que el principal riesgo latente en el escenario de la pandemia se relacionó con la muerte por enfermedad y la afectación de la salud, la categoría de seguros de vida creció un 5%. No obstante, lo cierto es que, cuando se trata de seguros voluntarios, en el país persiste la tendencia a asegurar primero los bienes (como vehículos y viviendas) frente a los daños materiales, en lugar de darle prioridad a un seguro de vida.

Estos datos también sorprenden, pese a que entre enero y septiembre de 2021 se emitieron primas por $25,57 billones, de las cuales $11,56 billones correspondieron a seguros de daños; $7,44 billones, a seguros de personas; y $6,57 billones, a seguridad social.

Con relación a la participación sobre el total de las primas emitidas, los seguros de personas (entre los que se enlistan los seguros de vida individuales, colectivos o de grupo, exequiales y de salud, por mencionar algunos) representaron el 29,11%, mientras que la rama de seguros de daños tiene una participación mayor, equivalente del 45,21%.

En cuanto a los siniestros, los seguros de personas son los que más se pagaron en los primeros nueve meses del año, con una variación del 71,06% frente al mismo periodo de 2020, lo que corresponde a cuantías por valor de $4,74 billones. De igual forma, esta rama ha sido la que mayor valor de comisiones netas ha generado en 2021, por $1,5 billones, con una variación del 4,02% frente al año pasado.

Así mismo, el informe indica que los seguros de personas están creciendo a un nivel más bajo (10,73%) que el total del sector, que en el periodo de enero a septiembre de 2021 creció 15,29% en comparación al año pasado. Dicho crecimiento fue jalonado principalmente por los seguros de daños (15,43%).

Por su parte, el comportamiento de otros segmentos del sector también fue positivo: las primas emitidas por seguros de vida individual crecieron 8,16%; las de salud, 7,88%; y las de exequias, 25,48%.

Además, cabe resaltar que, según información de la Superfinanciera, la penetración de los seguros hoy en el país es de 2,8% del PIB. “Si bien se ubica por debajo del promedio de Latinoamérica, el cual está en 3,1%, esto confirma que el sector asegurador está creciendo y tiene una oportunidad potencial de seguir haciéndolo. Actualmente, a raíz del impacto en la salud que ha generado el Covid-19, hay una mayor percepción del riesgo, lo que genera que las personas aumenten su interés en asegurarse”, afirma Jaramillo.

¿Hacia dónde va el sector asegurador en Colombia?

Durante el 2020, las economías del mundo se vieron golpeadas fuertemente por la emergencia sanitaria del coronavirus y sus consecuencias sobre los distintos sectores; entre ellos, el de seguros. La pandemia desafió a las compañías aseguradoras en términos operativos, puesto que puso a prueba su capacidad instalada para responder a la demanda de siniestros, a tiempo que desarrollaban nuevos canales de distribución cumpliendo con la normatividad exigida por los entes de regulación.

Igualmente, un estudio del sector de seguros en Colombia, elaborado por el equipo de BDO encargado de la Auditoria del sector financiero para la Industria aseguradora en el país, indica que factores como la reducción de los ingresos de las personas, el desempleo, el aumento de los créditos y un menor consumo, influyeron en la disminución de compra de seguros.

Pese a los tiempos retadores que aparecieron durante la pandemia, la industria asegurada ha podido sostenerse y adaptarse al choque que hubo, gracias a las reservas de las compañías y el trabajo juicioso de inversión. Según Jaramillo, en 2021, en general, “se retomó la dinámica de crecimiento a largo plazo, lo que permite proyectar un comportamiento positivo de cara al cierre del año, con un incremento en las ventas, aunque el resultado final para las compañías no será de total recuperación”, señala. 

Así lo reafirma el informe de mercado de América Latina del Swiss Re Institute, el cual revela que el sector asegurador ha demostrado mayor resiliencia frente a la pandemia. Es más, estima que el crecimiento de las primas reales de la región en 2021 será de 4,4%, tras una contracción del 3,4% en 2020.

Sin lugar a duda, en medio de la pandemia las tendencias de crecimiento del sector también variaron, siendo los seguros de vida los jalonadores del crecimiento frente a los seguros generales. Jaramillo, además, proyecta que este año el mercado cierre con un crecimiento sobre el 12% solo en la categoría vida, pues es de los sectores que mejor crecen, junto a los mercados de tecnología, seguros, salud y bienestar.

Proyectat también prevé que las empresas aseguradoras continúen innovando y desarrollando nuevas tecnologías enfocadas en canales virtuales y el desarrollo de un modelo híbrido. “El sector debe entender las tendencias de consumo que se desarrollaron y se siguen implementando en el marco de la pandemia, que tienen que ver con el fortalecimiento de los canales de distribución y la innovación constante, las cuales igualmente apalancarán el crecimiento de la industria”, explica Jaramillo.

De igual forma, para la experta, es claro que frente al futuro habrá un crecimiento sostenido de los productos de protección, dado el nivel de sensibilidad que se adquirieron las personas en el último año. El sector tendrá el desafío de diversificar su oferta y contar con productos más flexibles, de corto, mediano y largo plazo, así como de rentabilidades volátiles y fijas.

Como lo plantea Andrés Oppenheimer, en su libro ‘Sálvese Quien Pueda”, …”el sector asegurador no es ajeno a la transformación digital, que ya ha demostrado el alcance de la automatización. En Estados Unidos, la aplicación de celular Lemonade.com es capaz de hacer el trabajo de un agente de seguros en cuestión de segundos”. Conforme avanza este cambio, asegura Jaramillo, “las aseguradoras necesitarán trabajar en la analítica de datos y contar con un talento humano preparado para hacerlo”.

Finalmente, este tipo de compañías tendrán que responder a los cambios que está imponiendo la transformación digital, deberán evaluar sus líneas de negocio para identificar las oportunidades de optimizar sus procesos operativos y la experiencia del cliente, así como fortalecer su oferta de servicios.

“Hay un mercado que está presentando un dinamismo interesante, que no se incluye en los datos de Fasecolda, y es el de bancaseguros. Este es otro segmento en el que estamos penetrando en los clientes. Según las estadísticas de la Banca de las Oportunidades, 32 millones de colombianos cuentan con un producto financiero (con corte a diciembre de 2020), por eso vamos de la mano con esta tasa de bancarización, puesto que es un trabajo muy importante que se tiene que hacer junto con el sector financiero para fortalecer este mercado”, dice Jaramillo. 

En conclusión, expertos del sector asegurador coinciden que el 2022 y el 2023 serán de recuperación y se espera que el resultado de las compañías sea positivo. Por su parte, la agencia master Proyectat también comparte esa estimación, afirmando que en los siguientes dos años los resultados netos serán mejores.  

“De hecho, se espera que el país retome su dinámica de crecimiento con el mejoramiento del empleo y del ingreso de las familias. Sin embargo, puede que el sector experimente un aumento en el valor de las primas o el endurecimiento de las políticas de suscripción”, concluye Jaramillo.

Comienza a construir tu futuro con nosotros

¡Da el primer paso y agenda una asesoría con los mejores consultores patrimoniales!

Entremos en contacto